Museo Reverte Coma

Vida y Obra del Dr. Reverte Coma

Category: Criminales famosos. Gansters y delincuentes.

Thomas Blood (1618-1680)

Nació en Irlanda en 1618 y desde su juventud siempre estuvo envuelto en intrigas y violencias. Luchó en la guerra civil de Irlanda alcanzando el grado de Coronel. Intentó derrocar el poder real en Irlanda, pero fracasó teniendo que esconderse en Holanda. Después de numerosos complots en los que intervino, planeó en 1671 y llevó a cabo su famoso robo de las joyas de la Corona inglesa guardadas en la Torre de Londres. Para ello, se hizo amigo de Talbot Edwards, el guardián oficial de las joyas, haciéndose pasar por pastor protestante. Golpearon al infeliz guardián hiriéndole de muerte, él y unos cómplices y se llevaron el Cetro, la Corona y el Orbe. Pero se dio la alarma y tuvieron que dejar el Cetro que era demasiado grande para esconderlo. La Corona la aplastó Thomas Blood huyendo a caballo, con tan mala fortuna que el caballo tropezó, cayendo Blood al suelo siendo capturado. Le llevaron preso a la misma Torre de Londres. Pero después de un proceso extraño, el propio Rey Carlos II le perdonó, seguramente porque había sido agente doble en las guerras y el Rey secretamente le tenía a su servicio. Siguió siendo un hombre notable, interviniendo en varios asuntos políticos y el 24 de agosto de 1680 murió durante un proceso entablado contra él por el Duque de Buckingham.

Jacques Mesrine

Nace el 28 de diciembre 1936 en una familia de clase media. Pasa su infancia en el Par’s de la guerra. Le expulsan de dos escuelas por su agresividad. Deja de estudiar. Se casa joven con una joven martiniqueña, pero pronto se pelean y se separan. Se va a Argelia y es entrenado por la OAS. Se casa otra vez en 1961 con Soledad, española a la que conoció en la Costa Brava.

Su género de vida dedicada ya al crimen, le hacen huir del hogar. Trafica con armas, roba bancos, se enamora de una prostituta, Jeanne Schneider y se van a Canadá. Secuestran a un anciano, piden rescate, pero les sale mal. Huyen y en un Motel donde se alojan aparece estrangulada la dueña. Le detiene la policía y le condenan a 15 años de cárcel. Se fuga.

Sus fugas serán desde entonces espectaculares. Es un genio del disfraz. Con un cómplice se esconden en un bosque y matan a los dos viejos guardabosques que les intentan detener. A la semana están robando un banco y a los tres días lo roban de nuevo. Es su modus operandi, los “robos en cadena”. La OAS le ayuda a conseguir pasaportes falsos para Venezuela. La Interpol le localiza y consigue huir a Francia. En París, en dos semanas comete doce delitos. Alquila varios pisos francos, donde almacena un arsenal de armas. La policía da con él y huye hiriendo de un disparo a un guardia. Las entrevistas que concede a periodistas le hacen famoso.

Se le llama “El enemigo público número 1”, cosa que le encanta. Por fin le detiene la policía y confiesa haber matado a 39 personas, lo que es una invención, pero los titulares de la Prensa son suyos. Encerrado en La Santé de París, prisión de máxima seguridad, escribe su autobiografía que es una novela de aventuras. En el juicio se presenta como un gran actor y el público le aplaude.

La autobiografía sale clandestinamente de la cárcel y se publica con el título de “L´instinct de Mort” (El instinto asesino). Con más osadía que nunca, consigue lo que nadie ha hecho, escapar de La Santé con dos compañeros, uno de lo cuales muere de un disparo de la policía. Mesrine logra escapar.

La Policía crea una “Brigada especial” para capturarle por orden del propio Presidente Giscard. Poco después asesina a un periodista, Jacques Tillier, por haberle traicionado. Se refugia en Montmartre y se viste de anciano con pelucas diversas, pero a través de su cómplice, la Policía descubre su escondrijo y lo rodea. Cuando sale en un BMW le cortan el paso dos camionetas con toldo que van cargadas de tiradores de la policía. Era una encerrona y el final de Jacques Mesrine. Sin avisar, levantan los toldos y le cosen el coche a balazos. Muere en el acto, pero un policía se acerca y le dispara un tiro de gracia en la cabeza por si acaso. Fue una ejecución sin juicio previo. Fue enterrado en el cementerio de Clichy en la tumba de sus padres.

Lucky Luciano (1897-1962)

Lucky Luciano (cuyo verdadero nombre era Salvatore Lucania) está considerado el arquitecto del moderno crimen organizado. Nació en Sicilia el 24 de noviembre de 1897.

Su familia emigró a Estados Unidos en 1907 y Luciano creció y se educó hasta llegar a ser uno de los más famosos extorsonionistas de origen italiano que dominaron el hampa americana entre las dos guerras. La organización de Luciano era extensa, constituyendo un conjunto no oficial para el vicio en el estado de Nueva York. Legalmente, era prácticamente inaprensible ya que solamente se dedicaba a explotar a individuos cuyas actividades caían fuera de la ley.

Sin embargo, en 1929 unos policías cansados de que sus crímenes quedaran impunes, se tomaron la ley por sus propias manos y le desfiguraron la cara. Este fue el único roce importante que tuvo Luciano con la autoridad. Casi siempre tuvo mucha suerte, de donde le vino el apodo de “Lucky”, hasta que en 1935 Thomas Dewey fue nombrado ayudante del fiscal. Acorralado tuvo que marcharse a Florida donde quiso empezar de nuevo.

Luciano intentó establecer un orden dentro de la Mafia, fundando una especie de gobierno cuyas decisiones más importantes se tomaban por acuerdo unánime de todos los miembros de la comisión. Había muchas reglas, que eran obedecidas, en su mayor parte, dentro del código de honor que caracterizaba a la Cosa Nostra. Mantuvo también acuerdos con el gobierno de los Estados Unidos: cuando los aliados invadieron Sicilia durante la Segunda Guerra Mundial, Luciano jugó un papel preponderante utilizando sus contactos. Luciano murió, aparentemente, de un ataque al corazón el 26 de enero de 1962 en Nápoles, Italia. Justo antes de su muerte, planeaba viajar a Roma para reunirse con un productor cinematográfico español que quería realizar una película sobre su vida. Su funeral fue el más grande que se haya visto en Nápoles.

Pierre Lacenaire (1800-1836)

Hacía poemas de gran calidad. Su carrera criminal no fue muy brillante sin embargo, aunque tuvo mucha propaganda.
Se anticipó a los modernos penólogos cuando escribió que “la cárcel es la gran universidad del crimen”. Escribió sus “Memorias” que a pesar de las alteraciones a que fueron sometidas son una obra notable.
En ellas achaca sus tendencias criminales a su infancia al haberle faltado el cariño de sus padres y el haberse criado en un ambiente totalmente amoral. Sin embargo sus modales eran aristocráticos, exhibiéndolos durante su proceso.
Cuando fue arrestado, exclamó: “Me habría resultado muy desagradable ser ejecutado a manos de un verdugo de provincias”. Fue guillotinado en París.

Bruno Hauptmann (1899-1936)

Nació en Kamenz, Sajonia el 20 nov. 1899. Aprendió carpintería y maquinismo. Fue artillero en el ejército alemán durante la I Guerra mundial. En la postguerra se dedicó al crimen (robos múltiples a mano armada). Condenado por éstos estuvo en la cárcel cuatro años, planeando allí su emigración a América. Se fugó de la cárcel y como polizón en un barco llegó a Norteamérica, entrando ilegalmente en Nueva York en 1923. En Nueva York trabajó como lavaplatos y carpintero. En 1925 se casó con Anna Schoeffler, una camarera alemana. En 1933 planeó el rapto de la hija del famoso aviador Coronel Lindbergh, que realizó de una forma aún no totalmente aclarada. Por medio de una escalera de madera fabricada por él entró por la ventana de la habitación donde dormía la niña llevándola consigo. Uno de los travesaños de la escalera se rompió cayendo con la niña que murió aplastada por su peso. La enterró y pidió un rescate sin decir que estaba muerta. Sería más tarde descubierto por uno de los billetes que la policía había marcado y por la madera de la escalera que había arrancado del piso donde vivía. Fue arrestado, acusado de asesinato y rapto, declarado culpable el 13 febrero de 1935 y electrocutado en la silla eléctrica el 3 de abril de 1936.

John Herbert Dillinger (1902-1934)

Nacido en Indianápolis el 28 de junio de 1902, de padres cuáqueros. De niño tuvo una educación religiosa. Trabajó en una tienda de maquinaria, más tarde se alistó en la Armada, de donde desertó. En 1924 fue encarcelado por intento de robo en una tienda.

Cundo salió de la cárcel siguió la vida del crimen, cometiendo varios robos y asaltando a un Banco. Reclutó una banda. Siguieron los atracos. Encarcelado de nuevo, logra escapar muriendo asesinado el sheriff en la fuga. Pronto se hace tristemente famoso.

El FBI comenzó a perseguirle por delitos federales. Se hizo operar la cara y las huellas dactilares. Ofrecieron varias recompensas por su captura en varios Estados. Una amiga suya, Anna Sage, dueña de una mancebía lo denunció al FBI. Le acompañó el 22 de julio de 1934 al Biograph Cinema en Chicago, donde proyectaban una pelicula en la que Clarck Gable representaba el papel de un gángster que iba a la silla eléctrica. Disfrutó mucho con el film y a la salida, le esperaban los del FBI que le ametrallaron a él y a sus guardaespaldas. Pese a su disfraz y sus operaciones fue facilmente identificado.

Caryl Cheesman (1921-1960)

Criminal habitual con dos sentencias de muerte (aunque no asesino), murió en la cámara de gas en California en mayo de 1960.

Fue calificada esta sentencia por el mundo entero como “pena inmerecida” y “hecho monstruoso”.

El 19 enero 1948, un pistolero utilizando una luz roja como las que lleva la policía asaltó y violó a dos jóvenes en menos de tres días. Se le conoció como el “Bandido de la luz roja” y Chessman fue acusado de ser él y declarado culpable, entrando en la celda de la muerte de la prisión de San Quintín el 3 de julio de 1948.

Chessman, convicto de secuestro, robo y asaltos sexuales contra dos jóvenes, había sucumbido a la ley que había burlado desde los 15 años. Durante su vigilia en la celda de la muerte, escribió tres libros sobre sus experiencias, y una novela.

El primero, Celda de la muerte 2455, fue un best-seller produciendo derechos de autor que capacitaron a Chessman a financiar una campaña para convencer a los juristas federales y estatales que no le habían sido concedidas todas las garantías legales en sus procesos.

La queja se basaba en la muerte de una taquígrafa del tribunal antes de haber podido transcribir todas las notas que había tomado en el curso de su proceso en 1948.

Según Chessman, la transcripción, preparada por otra taquígrafa, no reflejaba la verdadera versión de los procedimientos.

El Fiscal general de California declaró sin embargo que Chessman era culpable y que la ley tenía que seguir su curso.

Los doce años que siguieron fueron de lucha denodada porque le creyeran inocente. Ocho veces dispusieron la fecha de su muerte, aplazándola otras tantas. Millones de telegramas, asaltos a las embajadas norteamericanas en diversos países, como protesta, manifestaciones para que se liberase a Chessman…todo fue inútil.

El 2 de mayo de 1960 Caryl Chessman inhaló el gas hidrocianhídrico y a los ocho minutos y diez segundos era declarado muerto, siendo la cuarta persona ajusticiada con la pena capital impuesta por la Ley Lindbergh. Antes de su ejecución dejó una declaración en la que decía: “En mi existencia fui culpable de muchos crímenes, pero no de aquéllos por los que me habéis arrebatado la vida”.

Y terminaba así: “Ahora que el Estado se ha tomado su venganza, me gustaría preguntarle al mundo qué ha ganado con ello”.

Alfonso Capone “Al Capone” (1899-1947)

Alfonso (Al) Capone, gangster de Chicago. Hijo de un barbero napolitano, se crió en los barrios bajos de Brooklyn. No quiso ir a la Escuela, sino que se unió a una banda juvenil: The gang of the Five Pointers (La banda de los cinco puntos), recibiendo en una pelea un corte en la cara que le dió el apodo de Scarface (Cara cortada). En 1920 se trasladó a Chicago y trabajó con Big Jim Colosimo, el rey del vicio que poco después murió a tiros. Johnny Torrio le sigue como jefe del hampa, pero tras un atentado se retira en 1925 y Capone se hace con el poder. Buen organizador, se une con la Maffia y organiza el “Sindicato del Crimen” con sus ayudantes Frak Nitti, Campagna, Guzik y Fischetti. Capone es ahora el Rey del hampa, se hace con todo el mercado de contrabando de licores, prostitución y juego, soborna policías, magistrados, jueces, da espléndidos donativos para beneficencia, es famoso por sus arrebatos de cólera y su megalomanía, utiliza la violencia para exterminar a las bandas de irlandeses. Ordena la “Masacre del día de San Valentín” y extermina a la banda de Moran en un garaje de la calle North Clark ametrallándolos. Pero no consigue sobornar al FBI que consigue llevarle a juicio y condenarlo a once años de cárcel en 1931 por no pagar impuestos. Encerrado en la Penitenciaría de Atlanta, pasa luego a Alcatraz donde le diagnostican los médicos sífilis cerebral. El 19 noviembre de 1939 abandona la cárcel, se retira a Florida y muere en 1947. Fue enterrado en el Cementerio de Monte Olivete de Chicago.

© 2016 Museo Reverte Coma

Theme by Anders NorenUp ↑