Museo Reverte Coma

Vida y Obra del Dr. Reverte Coma

Category: Criminales famosos. Asesinos en serie. (page 1 of 2)

Thierry Paulin

Mulato, homosexual. Transvestista. Drogadicto ocasional. Asesinó a 20 ancianas en París sólo por satisfacer sus instintos sádicos. Odiaba a su madre. Fué condenado a cadena perpetua.

Peter Sutcliffe “El destripador de Yorkshire”

Entre 1975-84 aterrorizó el Norte de Inglaterra con su martillo y otros instrumentos de tortura. Había sido sepulturero y contó que Dios conversaba con él y le ordenaba matar prostitutas. Obedeció matándolas a martillazos. El 2 enero 1981 fué capturado sentado en un coche con una prostituta. Confesó de plano todos sus crímenes. Además de las 13 que asesinó en Inglaterra se cree que mató a otras en Francia y Suecia durante sus viajes a estos países. Condenado a cadena perpetua e ingresado en la prisión de Parkhurst en la isla de Wight. En 1983 fué atacado por otro preso. Tuvieron que darle 84 puntos en las heridas. Fué trasladado al pabellón de seguridad del Hospital Paiquiátrico de Broadmoor en Berkshire. Su estado mental se ha deteriorado y la última noticia es que suele estar incoherente.

Empieza su historia de crímenes con el asesinato de una prostituta del barrio chino de Chapeltown en Londres el año 1975. Sus víctimas eran elegidas entre las prostitutas de aquellos barrios siniestros. Pero al verse acosado por la policía que realizó un despliegue jamás visto antes en Inglaterra, se desplazó de ciudad en ciudad por el Norte del país y nunca cometió dos crímenes en el mismo lugar. Entre junio de 1977 y mayo de 1978 atacó a siete mujeres, cinco de las cuales murieron y dos quedaron malheridas. Pasó casi un año sin atacar a ninguna mujer hasta que asesinó a una joven en Halifax, que no era prostituta. Así mató hasta 12 mujeres a las que golpeaba el cráneo y luego las apuñalaba salvajemente. El asesino era un hombre casado que al parecer hacía una vida normal acompañando a su mujer al trabajo “para defenderla del Destripador”, y luego viajando de ciudad en ciudad en su camioneta para realizar su trabajo como repartidor.

Cuando fué detenido, hallaron en la guantera de su camioneta más de 30 armas utilizadas en sus crímenes. Tres conocidos psiquiatras le diagnosticaron de “esquizofrenia paranoica”. Confesó que él creía estar cumpliendo una misión divina desde los 20 años, cuando oyó una voz en el cementerio donde trabajaba de enterrador que le ordenaba limpiar las calles de prostitutas. Pero además de matarlas las asaltaba sexualmente.

Fué arrestado en Sheffield por casualidad por posesión de matrículas de coche robadas. La policía que sabía que el asesino tenía el grupo B sanguíneo y comprobar que Sutcliffe lo tenía también entró en sospechas. Estrechamentre interrogado, acabó confesando sus crímenes, así como su móvil: la venganza, desde que una prostituta le estafó 10 libras. Fué sentenciado a cadena perpetua y encarcelado en el ala hospitalaria de la prisión especial de seguridad de Parkhurst, en la Isla de Wight. Allí fué atacado por otro prisionero en 1983, que casi le saca un ojo y le rajó la cara con una taza rota. Tengo su fotografía en la Galería de Criminales que he puesto en el Museo de Antropología Médica y forense que hice en la Escuela de Medicina Legal de la Universidad Complutense. En total confesó haber asesinado a 13 mujeres.

Peter Kürten “El Vampiro de Düsseldorf” (1883-1931)

Uno de los más tristemente famosos criminales en serie, nacido en Mühlheim, Colonia, Alemania, fue llamado “Vampiro de Düsseldorf” y “Rey de los delitos sexuales”. Su padre, moldeador de arena, dado a la bebida maltrataba a su mujer y a sus trece hijos, siendo llevado a prisión por intento de incesto. Peter tuvo que educarse en la calle, comenzando así su vida criminal muy tempranamente. A los cinco años de edad además de la crueldad con los animales mató a un perro y a uno de sus compañeros de juegos que no sabía nadar lo tiró desde una barca en la que navegaban, intentando ahogarle. A los 8 años, después de una paliza que le dio su madre, huyó de la casa, viviendo del producto de sus robos. Regresó a casa y trabajó como aprendiz en una fábrica. A los catorce años violó a una joven a la que dejó medio estrangulada. A los 16 años vivió con una mujer mayor que él, que era sadomasoquista y le obligaba a pegarla, lo que estimuló el sadismo del joven criminal. Sufrió varias condenas por robo. En 1904 comenzó su carrera de incendiario, lo que le proporcionaba una gran satisfacción sexual. Ingresó en el Ejército, desertando después, siendo detenido y condenado a siete años de trabajos forzados. En 1913 asesinó a una niña de ocho años cuando entró a robar en una casa, pero no fue descubierto. En 1923 se casó. No tuvo hijos. Vivía aparentemente como un hombre normal. Sin embargo llevaba una doble vida. Era ya en realidad un maníaco sexual y entre 1923 y 1929 asaltó a varias mujeres dejándolas medio muertas, pero ninguna se atrevió a denunciarle. Luego atacó a una mujer adulta con unas tijeras dejándola malherida y mató de la misma forma a una niña de nueve años quemándola después con gasolina. Ese mismo años asesinó a un hombre y una mujer con unas tijeras, bebiéndose su sangre. Poco después asesinaba en descampado a dos hermanas de forma brutal. Siguieron tres crímenes más con violación y muerte a martillazos. Tras una serie de intentos de violación y asesinato su último crimen fue el de una niña de cinco años, Gertrud Alberman, a la que mató en las afueras de Düsseldorf. El intento de violación y muerte de María Butlies, fue lo que condujo a su detención. Casado, jamás sospechó su mujer su doble vida. Pero al final, y por recomendación de él, para que cobrase la recompensa por su captura, le denunció a la policía. Siempre fue considerado por sus vecinos como un hombre honrado, tranquilo, inteligente y trabajador. El Prof. Berg, psiquiatra que le examinó en la cárcel se ganó su confianza y consiguió que le contase toda su vida con detalle. Tenía una memoria sorprendente. El 22 de abril 1931, convicto de 9 asesinatos (los demás no se le pudieron probar), recibió 9 penas de muerte. La ejecución por decapitación tuvo lugar el 2 de julio de 1931, en el patio de la prisión de Klingelpütz, en Colonia.

Sólo podía excitarse sexualmente matando mujeres. El Prof. Berg describió a Kürten como “el rey de los pervertidos sexuales”, necrófilo, sádico, incendiario y practicaba el bestialismo. Bebía la sangre de sus víctimas. Sentía gran admiración por Jack “El Destripador”. Se ensañaba con sus víctimas a las que violaba, estrangulaba o apuñalaba (una de sus víctimas presentaba 36 puñaladas), a veces quemaba los cadáveres con gasolina o los enterraba. El número de sus crímenes ascendió a más de 60, algunas de ellas niñas. Confesó al psiquiatra que le estudió en la prisión, que odiaba a la sociedad y soñaba con frecuencia que algún día volaría la ciudad de Düsseldorf con dinamita. Se casó con una exconvicta como él y fué a la única mujer que quiso normalmente, y quien nunca sospechó los crímenes de su marido. La policía trató de averiguar quién era el hombre que aterrorizaba a la ciudad, sin conseguirlo, hasta que en cierta ocasión, viendo que iba a ser descubierto cualquier día, confesó sus crímenes a su mujer, que horrorizada le denunció a la policía. Así pudo ser capturado, y juzgado en un proceso que comenzó el 13 de abril de 1931, durante el cual intentó su abogado defensor probar que era un demente para salvarle de la pena capital. No le sirvió de nada y el 2 de julio de 1931 fué ejecutado en la guillotina a las seis de la mañana. Durante los días que estuvo en prisión recibió miles de cartas, muchas de ellas cartas de amor y en la mayoría de las cuales le pedían su autógrafo.

El había dicho: “Algún día seré famoso y mi imagen estará en los Museos de figuras de cera, desde donde seguiré aterrorizando a muchas personas”.

E.C. Marcel Petiot (1897-1946)

Durante la primera Guerra Mundial sirvió en el ejército francés y luego pasó varios meses en un internado, ya que padecía “psicosis de guerra”. Volvió al hogar de su madre y estudió medicina.

Al estallar la segunda conflagración mundial ya era médico, respetablemente casado y llevando lo que parecía ser una existencia reposada y sin pretensiones.

Durante la ocupación alemana de Francia desde 1940 a 1944, se corrió la voz de que el doctor Petiot podía arreglar salidas del país muy discretas. Pronto su casa empezó a ser visitada por un considerable número de judíos que llevaban consigo (como recomendaba el doctor) el dinero y las joyas que habían podido reunir. No se ha sabido bien lo que sucedía, una vez que se adentraban en la elegante mansión que el doctor poseía en la rue Leseur de París.

La acusación alegó durante su juicio, que el doctor Petiot asesinaba a sus clientes por medio de una inyección letal o encerrándoles en una curiosa y pequeña habitación desprovista de ventanas, en la que introducía algún gas tóxico. Cualquiera que fuese el método empleado, la forma en que intentaba deshacerse de sus cadáveres era muy simple: después de un tratamiento inicial con cal rápida, eran incinerados en un horno de su casa.

La atención sobre las actividades de Petiot recayó en marzo de 1944 por el fétido y abundante humo que emitía la chimenea del número 21 de la calle Leseur. Esto hizo que se presentase la brigada de bomberos, en ausencia del doctor Petiot, descubriendo los restos desmembrados de veintisiete personas.

La policía le capturó nueve meses más tarde. Petiot admitió haber asesinado a sesenta y tres personas pero alegó que todos eran soldados alemanes o franceses colaboracionistas. De hecho, afirmó que era un líder de la resistencia, como otros muchos. Sin embargo sus argumentaciones no fueron estimadas y a las 5 de la madrugada del sábado, 25 de mayo de 1946, fue guillotinado en el patio de La Santé de París.

Neville Heath (1917-1946)

Asesino inglés nacido en Ilfdord, Essex. Estuvo varias veces en presidio por fraudes, estafas y falsa personalidad. Alistado en la RAF en África con nombre falso, alcanzó el grado de capitán, siendo luego expulsado del ejército. Tenía buena apariencia física, pero era un pervertido, sádico y peligroso para la sociedad. En un hotel de Londres asesinó cruelmente a Mrs. Margery Gardner, el 20 de junio de 1946. Después del asesinato se escondió en Worthing. El 22 de junio escribió una carta a Scotland Yard en la que afirmaba que había llegado a un arreglo sobre la habitación del hotel con Mrs. Gardner y que al llegar había hallado que estaba muerta. De Worthing se trasladó a Bournemouth y paró en un hotel donde se inscribió como Capitán del grupo de la RAF, bajo cuyo nombre trabó amistad con un antiguo miembro del Ejército femenino llamada Doreen Marshall. La tarde del 8 de julio, miss Marshall que faltaba del hotel desde el anterior día 3, fue hallada muerta bajo unos arbustos en los jardines Branksome Chine, no lejos del centro de Londres. Le habían seccionado la garganta, mutilando el cuerpo después de su muerte. El 5 de julio, Heath telefoneó a la policía de Bournemouth y declaró que había estado cenando con Miss Marshall. Al día siguiente fue a la estación de policía, y un detective muy observador reparó en su semejanza con el inhallable Mr. Heath cuya descripción se había hecho circular. Heath no admitió su verdadera identidad, pero fue detenido. En su chaqueta se le halló el boleto de una consigna de ferrocarril, y en la estación de Bournemouth West fue recuperada una maleta conteniendo un chal manchado de sangre y un látigo que, más adelante, fue identificado como el arma con que fue golpeada Mrs. Gardner. También se descubrió entre otras cosas, que Heath se había apoderado de un anillo y un reloj perteneciente a Miss Marshall. Finalmente tuvo que admitir su identidad. Heath fue procesado el Old Bailey en Londres el 24 de septiembre, por la acusación del asesinato de Margery Gardner. El psiquiatra Dr. Hubert le declaró moralmente insano y el médico Jefe de la Prisión de Brixton afirmó que el preso era un pervertido y un sádico, pero no un demente. Quedó convicto y sentenciado a muerte siendo ahorcado el 26 octubre de 1946.

Dennis Nilsen

Asesino inglés, alcohólico y homosexual. Vivía sólo con su perrita “Beep”. Considerado como uno de los más infames asesinos múltiples de Inglaterra, estuvo primero varios años en el Ejército, luego fue policía y por último como empleado público trabajaba como Director ejecutivo de la Oficina de Empleo del West End de Londres. Reclutaba homosexuales en los clubs nocturnos frecuentados por éstos, los llevaba a su casa y los embriagaba con licores. Luego los estrangulaba, los lavaba y practicaba con ellos toda clase de aberraciones. Escondía los cadáveres bajo el entarimado de la casa y de vez en cuando los sacaba para lavarlos de nuevo y conversar con ellos. A algunos los descuartizaba, guardaba las cabezas en frigorífico, y el resto lo iba tirando en menudos fragmentos por el retrete. A veces guardaba fragmentos en bolsas en los armarios. Llegó un momento en que los retretes y los desagües se atascaron y el olor a cadáver fue sentido por los vecinos. A veces se llevaba las bolsas y las quemaba en el jardín. Pero en 1983 fue denunciado a la policía que al investigar halló restos humanos en los desagües. Asesinó a 16 homosexuales. Una vez detenido confesó todos sus crímenes sin oponer resistencia. Fue juzgado y condenado a cadena perpetua, siendo encerrado en la prisión de Wakefield en Yorkshire donde aún permanece.

Donatien François Alphonse “Marques de Sade” (1740-1814)

Donatien François Alphonse, Marqués de Sade, se hizo famoso durante su tiempo por la perversión de su conducta sexual, que hizo que el psicólogo Krafft-Ebing diera el nombre de “sadismo” a la perversión sexual que goza inflingiendo dolor.

En la vida del Marqués de Sade no se sabe con certidumbre lo que fue verdad y lo que es leyenda. Las descripciones que hace en sus obras “Las ciento veinte jornadas de Sodoma, Justine, Julliette, La philosophie dans le boudoir” han hecho que se le considere un Gilles de Rais del s. XVIII que buscaba en el sexo lo que de Rais encontraba en la efusión de sangre, la pederastia y el crimen. Acusado de golpear con un látigo a las jóvenes que hacía llevar a su casa de Arceuil, fue condenado a la cárcel, pena que el Rey conmutó por ser encerrado en un castillo.

Más tarde (1772) vuelve a ser acusado por haber administrado polvos envenenados como afrodisiaco a varias prostitutas de Marsella. Vuelve a ser encerrado al serle conmutada la pena de muerte a que se había hecho acreedor.

Se pasó la mayor parte de su vida en las cárceles o en el manicomio de Charenton donde murió. Como criminal pervertido, bisexual y como loco ha pasado a la posteridad y también como iniciador de la “novela negra”.

Charles Manson

Manson ha sido llamado el “Rey de los maníacos sexuales homicidas de América”.

Hijo de una joven prostituta, alcohólica, bisexual, pasó más de la mitad de su vida antes de los 35 años encarcelado. En 1967, el ex convicto Charlie y músico frustrado llegó a San Francisco en el llamado “Verano del amor” y se convirtió en el God of Fuck. Su gran carisma hizo de él una especie de Mesías para muchachos y muchachas frustrados como él. Organizó un rancho en el “Valle de la Muerte” creando su familia con aquella juventud sin rumbo. Desde entonces un reinado de drogas, sexo, promiscuidad, inculcando odio hacia la sociedad que tan mal le había tratado, culminó en julio y agosto de 1969 en los más repulsivos, crueles e infames crímenes como el asesinato de Sharon Tate y La Bianca.

Manson fue detenido con “su familia”, pero a él personalmente no pudieron probarle ninguno de los crímenes, sin embargo a sus seguidores se les probó y se cree que fueron responsables de varias otras docenas de crímenes antes y después de la detención y encarcelamiento de su líder. Su técnica era esperar en un coche y enviar a sus acólitos drogados a matar salvajemente a sus víctimas.

Los investigadores del FBI que le han interrogado en la prisión aseguran que tiene una mirada penetrante e hipnótica, que debió de utilizar constantemente con sus seguidores.

Henry Desire Landru “El moderno Barba Azul”

Asesino francés (1869-1922). Su proceso tuvo gran resonancia en toda Francia. La policía calculó que había asesinado a unas 300 mujeres, cifra exagerada. Él nunca confesó su culpabilidad, aunque la verdadera cifra pudiera rondar los 60 asesinatos. Había sufrido varias condenas por fraude y estafa. Entonces decidió utilizar el procedimiento del anuncio matrimonial, lo que era un medio seguro para conquistar a mujeres solas y frustradas. Con su encanto especial las convencía para que le dejasen su fortuna y luego las asesinaba en su “Villa Ermitage” donde había pasado la luna de miel con ellas. En una estufa incineraba sus cuerpos descuartizados. Los cuerpos nunca fueron hallados aunque sí algunos de los enseres de las infelices mujeres. Sin embargo, la familia de una de las desaparecidas realizó investigaciones que llevaron a la identificación de Landru como el responsable de su muerte.

Declarado culpable el 30 noviembre de 1921, murió en la guillotina proclamando su inocencia hasta el final. La prueba en la que se basó la polic’a para inculparle fue un cuadernito hallado entre sus pertenencias donde llevaba anotado el nombre de todas las mujeres desaparecidas y las cantidades que le habían proporcionado.

Llamado “El Moderno Barba-azul” fué el asesino de masas más famoso de Francia. Utilizaba su encanto para ganarse el corazón de docenas de mujeres solitarias. Ellas querían casarse; él quería su dinero y sus vidas para garantizar su silencio.

Landru nació en el corazón de París en 1869, en la época del can-can, del Moulin Rouge, los dibujos de Toulouse-Lautrec. Aquel mundo brillante, romántico y erótico no estaba al alcance del hijo de un fogonero de fundición y una costurera como era él. Su clara inteligencia le hubiera llevado lejos si hubiera seguido por el buen camino, pero decidió convertirse en estafador siendo detenido varias veces por pequeños hurtos. Pero él quería progresar y en 1909 decidió vivir de las mujeres.

La madre muere y el padre al ver que tenía un hijo criminal, decide colgarse de un árbol en el Bois de Boulogne. Sin embargo, Landru siguió adelante con su objetivo: las mujeres y el dinero. No le fué difícil en aquella sociedad de París en que la mujer estaba considerada como presa o juguete para los hombres. La prostitución había aumentado de forma extraordinaria. La ambición de cualquier muchacha era la de encontrar un marido que pudiera mantenerla.

Landru utilizó un viejo truco para hacer saber que era un viudo de buena posición que deseaba casarse: simplemente puso un anuncio en los periódicos. Recibió miles de contestaciones. Seleccionó las que le parecieron más interesantes, alquiló una villa aislada en las afueras llamada “Ermitage”, y empezó a hacer contacto con las pretendientes. Atento y encantador se ganaba su confianza, especialmente mujeres solitarias, viudas y con algún capital. Y así fueron cayendo una tras otra en la trampa tan hábilmente preparada por el asesino. Después de un breve plazo durante el que gozaba de sus encantos, las convencía para que le dejasen sus ahorros. Luego, las mataba, las descuartizaba con una sierra y las quemaba, incinerándolas en el horno de la villa “Ermitage”.

Así consiguió casarse con 24 mujeres (que se sepa, pues es seguro que fueron muchas más), las envenenaba y las enterraba en diversos lugares o las incineraba. Se llegó a la conclusión después de haber estudiado su cuaderno de notas donde llevaba la “contabilidad” de sus ganancias, y que cayó en manos de la policía, que llegaron a ser 300 mujeres las que asesinó, según afirmó el Inspector Belin que le conoció muy bien y logró detenerle. Landru se negó a dar detalles de sus crímenes durante el juicio así que nunca se supo a ciencia cierta dónde escondía los cadáveres, ni si las quemaba a todas o las descuartizaba y enterraba.

Fué hallado culpable y condenado a la máxima pena. El 25 de febrero de 1922 salía del patio de la Prisión de Versalles, descalzo y en camisa hacia la guillotina. Poco después rodaba su cabeza en el cesto lleno de serrín. Fué condenado “sin pruebas”, sólo con pruebas circunstanciales: el cuaderno de notas y el horno donde las incineraba. Años más tarde se hallaron muchos cadáveres hechos trozos en los alrededores de la casa.

Qué tenía aquel hombre cincuentón, poco atractivo, calvo, de maneras suaves, que trastornaba a las mujeres? El Inspector Belin que le admiraba como cuenta en sus memorias, cree que poseía un poder hipnótico, algo así como las serpientes.

Gary Gilmore (1940-1977)

Nació el 4 diciembre 1940 en McCamey (Texas). Su padre, de 47 años había trabajado en un circo y como actor, tenía antecedentes penales por comisión de robos, bebedor y mujeriego, se había casado seis o siete veces. La madre tenía 20 años menos que él, era drogadicta, hija de un granjero mormón y también había tenido varias uniones ilegítimas. Gary adoraba a su madre y no podía soportar que el padre la maltratase. Fue un niño solitario, malintencionado e intransigente. Fue poco tiempo al colegio y sólo para recibir fuertes castigos corporales. Se cansó de esto y a los 10 años comenzó su carrera criminal. Vendía periódicos y entraba en las casas para robar dinero y sobre todo armas a las que era muy aficionado. Entró en una banda juvenil. Robó un coche a los 14 años, le detuvieron y fue a parar a un correccional en Oregón. Nada más llegar fue sodomizado por dos reclusos. Los 15 meses que pasó allí le convirtieron en un criminal juvenil perfecto. A los 4 meses de salir cometió un atraco y le detuvieron, condenándole a 15 años. Se convirtió en un “duro”. Palizas, drogas, celdas de castigo y hasta dirigió motines en la prisión. Sin embargo tenía talento para el arte y fue un autodidacta. Tenía un IQ de 130. Sale en 1972 de la cárcel, comete otro atraco y le caen otros 9 años de cárcel. Sale en libertad provisional en 1976 y llega a Utah. Conoce a Nicole Barker y se enamora de ella, Se van a vivir juntos, pero el alcohol, las drogas y las palizas hacen que ésta se vaya de la casa. Necesita dinero, entra en una gasolinera y después de robar al encargado Max Jenssen, le mata de dos tiros en la cabeza. Sale con su cuñada April a la que quiere seducir. Ésta le rechaza. Al día siguiente, se dirigió a la oficina del Motel donde había pasado la noche, robó allí 125 $ y sin más explicaciones le disparó un tiro en la cabeza al encargado Benny Bushnell que murió en el acto. Avisada la policía le detuvieron cuando huía en una camioneta robada. No opuso resistencia. Fue juzgado y condenado a muerte. Consiguió dos aplazamientos, pero el Tribunal Supremo de los USA fijó la fecha definitiva de la ejecución para el 17 de enero de 1977. Gilmore intentó suicidarse dos veces sin conseguirlo. La ejecución tuvo lugar en la prisión estatal de Utah, atado a un sillón, la cabeza cubierta por un paño negro. Cinco policías de Salt Lake City formaron el pelotón de fusilamiento. Colocados a seis metros delante del reo, dispararon sus rifles contra él simultáneamente, uno cargado con bala de fogueo. Murió en el acto. Sus órganos fueron donados por expresa voluntad para ser utilizados en transplantes. El resto del cuerpo fue incinerado y sus cenizas esparcidas sobre varios lugares de Utah desde una avioneta.

Older posts

© 2016 Museo Reverte Coma

Theme by Anders NorenUp ↑